$0 0
Carrito de Compras
Escrito por: DANIELLE DULCHINOS
 
Empecé a correr grandes distancias, hace casi cuatro años con un par de viejos zapatos de gimnasia, auriculares y mi Runkeeper con mi iPhone 4 puesto. Mi objetivo: Terminar una media maratón y nunca volver a dar un paso más.
 
Mi carrera (y mi equipo) evolucionaron con el tiempo, de una mitad de maratón, a una maratón completa y así fui superando mis limites. Cuando estoy corriendo me agrada conversar con mis amigos que comparten mis aficiones, pero en las carreras en solitario me gusta meterme de lleno a la música o los podcasts. Por otro lado, como amante de la lluvia, he matado una gran cantidad de auriculares, y es sorprendentemente desafiante encontrar un par cómodo y duradero que pueda sostenerse durante las inclemencias del tiempo y el uso diario.
 
Aquí es cuando menciono los “Jabra Elite Sport”. ¿Qué puedo decir de ellos?, una vez que los encontré, me enamoré y desde entonces se han convertido en los únicos que llevo. Si bien no son los mas económicos del mercado, son a prueba de agua y menos voluminosos que mi antiguo par de auriculares inalámbricos. Al principio, me preocupaba que se sintieran incómodos o se cayeran y se perdieran para siempre en las calles de Nueva York, pero encajan perfectamente en mis oídos. Una batería de 4.5 horas significa que duran mis carreras largas de fin de semana y las compras de la semana. Con la calidad de sonido estelar, mi lista de reproducción en ejecución ( Hamilton , ¿alguien?) Nunca ha sonado mejor.
 
Sin embargo, una de las mejores cosas de los auriculares es su simplicidad: son fáciles de usar, cargar y sincronizar con mi teléfono. (Si eres una persona amante de la tecnología y con mentalidad de datos, incluso hay una aplicación que ofrece comentarios sobre heartbeat y coaching, así como un contador de pasos y un predictor de carrera). Además, ir sin cables es la mejor forma de salir a correr.
 
Pensé en inscribirme a una Maratón y lo hice con unas 3 semanas de anticipación, lo que me permitió elegir mi equipo de deporte, y no había dudas de que usaría el Elite Sport de Jabra. Auriculares adentro, los zapatos puestos, y los ojos puestos en el premio, pasé por un terreno accidentado de 13.1 millas . Hubo momentos en los que tan solo mi lista de reproducción, se volvió en lo único que pensaba, pues fue lo único que me mantuvo presionando para cruzar la línea de meta por debajo de 1:50 (1:49:48, para ser específico) que duro la competición.
 
Terminó, siendo una mañana nublada que se convirtió en un aguacero torrencial justo después de que terminé la mitad. Pero gracias a una bolsa de plástico sobre mi teléfono y al IP67 de Jabra, resistencia al agua, no tuve que preocuparme en absoluto cuando tomé la respectiva selfie de celebración y llamé a mis padres con las buenas noticias; usando mis auriculares, por supuesto.